Spiderweb Method

Bienvenido al BLOG del Spiderweb Method®, método para la enseñanza de idiomas a adolescentes y adultos, que buscó desde sus comienzos basarse en lo que es más natural para el adulto, diferenciándolo del niño y dándole mayor autonomía para llegar  a la comunicación en el menor tiempo posible. Como dijo Einstein, he buscado “hacer las cosas lo más simples posible, pero no más simples”.

Te invito a explorar el blog y a visitar también el website www.spiderwebmethod.com donde podrás descargar gratis el eBook en PDF con la teoría del método y explorar la “Copia de Inspección Virtual” de sus materiales. Espero que te sea tan útil  como lo es para muchos profesores y alumnos. (Cecilia Sassone)

La Rueda de la Fortuna en la Enseñanza de Idiomas: el fracaso como preludio necesario para el éxito

Por Cecilia Paula Sassone
(Publicado en AEXALEVI Forum, Issue XVIII, Junio 2014) [1]

En la filosofía oriental, la Rueda de la Fortuna simboliza los ciclos y estaciones de la vida, la repetición de la historia: el éxito sigue al fracaso, al crecimiento y a la evolución. Considera que los eventos presentes llevarán a mejores situaciones, a mayor sabiduría. El pasado nos da pistas para el futuro. [2]

Si bien no nos sumergiremos en simbología oriental, comparar y contrastar los conceptos básicos de esta rueda con el proceso de enseñanza de idiomas nos ayudará a explorar cómo se dan los cambios necesarios en distintos contextos dentro de esta disciplina. Veamos particularmente ejemplos concretos en la enseñanza de idiomas a adultos.

¿Cuántos de nosotros con una vasta experiencia enseñando a adultos hemos encontrado realmente “casos sin esperanza” o “deserciones crónicas”, adultos cuya imperiosa necesidad de aprender era indirectamente proporcional a su (supuesta) habilidad para el aprendizaje de idiomas? Lamento decir – aunque también disfruto de la consecuente revelación – que después de un análisis profundo y años de observación y reflexión, siento que los maestros no nos hemos concentrado (al menos en parte) en el enfoque correcto: no se trata sólo de lo que los adultos pueden o no pueden hacer, de lo que necesitan para comunicarse y de lo que necesitan creer acerca de sí mismos como aprendices de idiomas. Se trata sobre todo de cómo necesitan que el objeto de aprendizaje – en este caso el nuevo idioma – les sea presentado, a la luz de las herramientas con las que están naturalmente dotados, para que encuentren la tarea de aprendizaje natural a su edad y estilo, en línea con sus capacidades y al mismo tiempo manejable, realista y alcanzable.

En general, los adultos necesitan comunicarse en la segunda lengua con gran nivel de detalle y tan pronto como sea posible. Sin duda es un logro desafiante. Sin embargo, no es el fracaso del alumno sino el nuestro propio, cuando nuestra miopía para ver su verdadero potencial y proporcionarles las herramientas que necesitan para alcanzar sus metas afecta su autoconcepto como estudiantes de idiomas. Por lo tanto, las preguntas que debemos hacernos son: ¿cómo podemos simplificar, cambiar o adaptar la tarea a estos alumnos en particular mientras alcanzan sus objetivos? y ¿hay algo que no estamos viendo? Es este proceso creativo lleno de fracasos e historias de éxito que deseo ejemplificar a través de la Rueda de la Fortuna en las siguientes líneas.

Los “ciclos y estaciones” en la Enseñanza del Idioma Inglés o English Language Teaching (ELT, por su sigla en inglés) nos han brindado a los profesores de idiomas una gran cantidad de métodos y enfoques; cuando el invierno golpeó a un método, uno nuevo florecía trayéndonos nuevas esperanzas, felicidad, una nueva primavera. Pero después de algunas estaciones, ese método también vería algunas de sus hojas caer – habría nuevas ideas desafiando las antiguas, con algunas de estas viejas ideas todavía sobreviviendo las estaciones y los ciclos.

Entre las nociones que han estado más diseminadas en el mundo de “ELT”, ha habido algunas hojas de otoño perennes firmemente pegadas al tronco del árbol y bastante renuentes a caer, básicamente aquellas que tratan de hacer el proceso divertido y natural para el alumno; aquellas que consideran sus necesidades, deseos y preferencias; las que confían en las capacidades del alumno en aprender de los demás y aquellas que se relacionan con el cambio de foco del profesor al alumno, por nombrar algunas.

Pero algunas otras hojas son más temblorosas hoy – o así deben ser. El concepto de que nuestra lengua madre interfiere en gran medida con el aprendizaje de idiomas ha llevado a la creencia arraigada, desde principios del siglo XX, que el segundo idioma debe ser enseñado en el segundo idioma. Diferentes métodos y enfoques han postulado variadas tonalidades de esta creencia, permitiendo quizás con moderación la traducción, pero nunca realmente arraigando el aprendizaje de la segunda lengua en la lengua madre del alumno, un código inconsciente que ya utilizan de manera eficaz para la comunicación.

Otra hoja que hemos visto en interminables estaciones en ELT ha sido la comparación entre el aprendizaje de la segunda lengua en adultos con la adquisición de la lengua madre o del segundo idioma por parte de los niños. No se puede negar que los resultados han arrojado alguna luz clarificadora sobre todo el proceso de enseñanza de idiomas. Sin embargo, según mi punto de vista, estas comparaciones, no cuestionadas con suficiente énfasis, fueron y son la causa de varias experiencias desafortunadas y casos de fracaso entre una parte de la población adulta que comenzó el proceso con entusiasmo y ansiedad sólo para frustrarse al tiempo.

Y aún así, mientras buscamos un clima tropical sin estaciones en esta “era post-métodos” cuyo tiempo de vida es incierto, nuestro uso ecléctico de enfoques y métodos se entremezcla con la tecnología para proporcionar a nuestros alumnos más oportunidades de aprendizaje. Así que la rueda sigue moviéndose.

Como se ve en la Rueda de la Fortuna, el éxito es precedido por el fracaso, el crecimiento y la evolución en un ciclo de constante repetición. Sin lugar a dudas, la evolución es un resorte más que una línea recta: parecemos retroceder a veces, aunque en realidad estamos siempre avanzando, subiendo. Algunos pueden argumentar que ha habido muchos éxitos en la historia del ELT, o de lo contrario el aprendizaje no habría tenido lugar. Cierto. Pero mientras nos entregamos a las victorias, sabemos que hay casos encubiertos de fallos abandonados en el camino; ¡si tan sólo hubiera estadísticas válidas que representaran esta relación éxito-fracaso! Al analizar el fracaso nos preguntamos: ¿es el fallo del método o del enfoque? ¿de las elecciones eclécticas hechas por el maestro? ¿del posible uso indebido de la tecnología para abordar la tarea de aprendizaje? Todas estas consultas nos dan empowerment, nos hacen desafiar paradigmas y buscar nuevas herramientas y formas. No podría lograrse mucho desde nuestra perspectiva del proceso si el alumno fuera el “culpable”. Un análisis imparcial y con la mente abierta nos llevará seguramente a la etapa de crecimiento dentro del ciclo en la que aceptamos romper con lo antiguo, con el status quo. Damos las gracias al pasado por sus contribuciones y seguimos adelante para crear de nuevo. La propuesta de nuevas maneras de enseñar y aprender necesariamente seguirá tomando posesión de la práctica ELT a lo largo de su trayectoria evolutiva, e incluso en una “era post-post-métodos”. En última instancia, e incluso si las nuevas maneras son aceptadas y usadas ampliamente tirando luz a los puntos oscuros o sombríos, será necesario, una vez que hayamos disfrutado de nuestros éxitos, desafiar al nuevo paradigma una vez más.

“El pasado tiene pistas para el futuro”. No hay manera de avanzar sino mirando nuestro pasado; etiquetar eras y períodos es una manera de negar el cuestionamiento y de fosilizar el ciclo de fracaso, crecimiento, evolución y éxito. Tenemos que cuestionar para avanzar y subir. “Los acontecimientos actuales conducirán a mejores situaciones, el pasado tiene pistas para el futuro”. Dejemos que el cambio suceda.

 

[1] Artículo publicado en AEXALEVI Forum Magazine. Citation: Sassone, C. (2014, June 18). The Wheel of Fortune in ELT: Failure as a necessary prelude to success. AEXALEVI Forum, Issue XVIII, 22-24. Disponible en: http://www.aexalevi.org.ar/es/publicacion-electronica.php

[2] Image retrieved from http://tarotmastershimure.blogspot.com.ar/2008_06_01_archive.html , accessed on May 25 2014.